sábado, 31 de diciembre de 2011

A veces pasa que no sabes ni quien eres...

Y es que tienes razón, no sé quién soy, no sé que es de mí, no sé por qué hago lo que hago. No sé porque actúo sin pensar en las consecuencias que traerán consigo mis acciones.

A veces me pregunto porque soy así. No es que no me guste, pero no me entiendo. Cambio de opinión cada dos por tres, me dejo influenciar mucho por la gente, me preocupa demasiado lo que dicen de mí, soy bipolar.

Me gustaría poder cambiar un poco, poder decirle a esa persona que le quiero sin tener miedo a que se ría de mí. Me gustaría saber apreciar lo que tengo antes de perderlo. Me gustaría ser yo misma con todos y no tener que fingir. Me gustaría poder decir las cosas claras sin tener vergüenza. Me gustaría poder hacer lo que quiero sin estar pendiente de los demás. Me gustaría saber en quién puedo confiar. Me gustaría estar a gusto con todos. Me gustaría tener amigos de verdad. Me gustaría no sufrir tanto por cosas que no tienen mucha importancia. Me gustaría saber lo que hago mal para poder remediarlo y hacer lo correcto para todos. Me gustaría no hacer daño a nadie. Me gustaría ser más simpática. Me gustaría saber hacer muchas cosas e impresionar a la gente por como soy y no por lo que parezco o por lo que tengo. Me gustaría que no hubiera prejuicios ni malas intenciones. Me gustaría que la gente no hablara tanto de los demás y se miraran primero a sí mismos antes de juzgar precipitadamente. Me gustaría cumplir lo que digo. Me gustaría aplicarme mis propios cuentos. Me gustaría poder tener a alguien que me ayudara a superar las cosas y que me hiciera la vida más fácil y amena, que me cuidara y que siempre pudiera contar con esa persona, que me obligara a levantarme cuando ya no puedo más, cuando todo es demasiado dura para aguantarlo, que me viniera con una sonrisa y me convenciera de que la vida está para disfrutarla y estuviera a mi lado.



No entiendo lo que hago, soy rara, pero esa es mi personalidad. Tengo que cambiar la manera de ver las cosas, porque es la única manera de poder cambiar. Puede que no a todos les guste cómo soy o como me comporto. Pero habrá alguien que me quiera tal como soy, sin disfraces, y me aprecie y no quiera que cambie. Espero encontrar a ese alguien pronto y descubrirlo y no dejar pasar la oportunidad. Espero no estar ciega y saber qué hacer ante tal descubrimiento, porque es difícil encontrar a una persona que sepa cuáles son tus defectos y aún así te quiera.

sábado, 24 de diciembre de 2011

La navidad

Navidad. Esa época mágica en la cual todo es amor e ilusión. Esa época cuando las calles se llenan de luces de colores, cuando el ambiente huele a chocolate caliente, cuando la gente va con abrigos, bufandas y gorros. Esa época en la que hace mucho frío y la gente se acerca a la hoguera  y pasa el tiempo con la familia, porque al fin y al cabo la navidad es para estar en familia y compartir momentos únicos y mágicos con ellos. Esa época de perdón, la gente se quiere más y no encuentran motivos para enfadarse o seguir enfadados. Los niños están muy ilusionados con los reyes magos y los regalos, y vas a ver las cabalgatas con mucha emoción.  Desean ver que increíbles juguetes les ha traído Papá Noel, si han acertado con lo que habían pedido, y aunque no sea así, aceptan muy bien dichos regalos y los aprovechan al máximo.

La navidad es una época mágica, llena de amor y ternura, se cantan villancicos y se come mazapán y polvorones. Es una época para disfrutar.

Queda Prohibido!

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos.
Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.
Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.
Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles solo cuando los necesitas.
Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.
Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un ultimo suspiro.
Queda prohibido echar a alguien de menos sin
alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,
todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.
Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.
Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.
Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.

viernes, 23 de diciembre de 2011

¿Lo recuerdas?

Te acuerdas de aquel día en el que por casualidad me regalaste tu mirada.
Desde ese instante fui feliz.
Pasábamos los días juntos, cada momento, cada instante era una eternidad infinita en la cual yo era feliz por el simple hecho de que estabas junto a mí.
Pasados unos días, yo me fui y todo acabó para mí.
Pensaba que te olvidarías de mí como los peces con su vida.
Pero me demostraste que no fue así, tú me querías de verdad pero yo no me di cuenta hasta que te perdí.
Éramos tan felices juntos, a pesar de la distancia que nos separaba, seguíamos unidos.
Un día yo volví y me di cuenta que todo seguía igual.
Pasé un tiempo allí y uno de esos días cometí un tremendo error. No te lo pude contar, no quería que te enteraras, pero los secretos se descubren.
Y ese error llegó a ti cuando yo me había marchado de nuevo.
Yo me sentía culpable y tú me lo echaste en cara.
Todo cambió por completo.
Todo dio un giro inesperado.

El mundo se me vino al suelo.
Mi mundo rosa se había vuelto negro, y todo por mi culpa.
No sabía qué hacer.
No sabía a quien acudir.
Lo único que se me ocurrió fue llorar hasta que se me terminaron las lágrimas, y se me secaron los ojos.
Por fuera parecía feliz, pero por dentro tenía un gran vacío y una gran tristeza.
Solo tú podías hacer que me volviera a sentir como antes, cuando tú estabas a mi lado.
Pero no querías y yo seguía con ese gran vacío que solo tú podías llenar.
Me enfadaba contigo y con los demás, en lugar de de enfadarme conmigo misma por haber cometido ese pequeño error que destrozó mi vida por completo.
Y ahora estoy aquí escribiendo esto, para dejar por escrito que TE QUIERO pase lo que pase.
Y espero que me perdones por todo lo que he hecho y dejar constancia de que TE QUIERO más que a nada ni a nadie en este universo...





Es mejor perder a un amor, que amar a un perdedor.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Debemos preguntárnoslo

¿Cuántas veces hemos deseado borrar un día, un instante, un momento, hasta un año de nuestras vidas a borrar todo y vaciar nuestra memoria? ¿Cuántas veces no queremos volver a ser niños pequeños de patio de escuela, que nos peleábamos por aquella pelota roja medio deshinchada? Vivir todo de nuevo, recuperar lo que se fue o dejar que el tiempo ponga las cosas en su sitio. Algunos simplemente no esperan nada del tiempo. No importa volver o avanzar, simplemente renuncian a que el tiempo continúe su paso y se van con lágrimas y un adiós. Si quisiéramos en algún momento perder completamente la memoria y cumplir, por ejemplo la frase "comenzar de nuevo" ¿cuántas cosas no perderíamos? Serían como aquellas cosas que se extravían accidentalmente en una mudanza y luego se echan de menos. Perderíamos el calor del primer beso y la sensación de aquella mañana que fue perfecta. La nostalgia por amores pasados ​​y la inocencia con la que nos entregamos a lo desconocido esa primera vez. Quedarían atrás los amigos que iban a ser eternos, las cartas que nos hicieron llorar, la primera o última vez que vimos a un gran amor, los abrazos más cálidos, el día que pensamos que se iba a caer el mundo, el dolor más bueno, la sonrisa más feliz, el sentimiento.
En realidad ¿empezamos una vida nueva o matamos otra llena de recuerdos? Dejamos una vida y un presente que nos da infinitas oportunidades para soñar con un futuro perfecto que no existe o un pedazo de cielo dónde no sabemos que nos espera.

Y yo me pregunto, ¿vale realmente la pena perder la memoria?

Es bueno tener momentos que recordar, aunque duelan.

Tengo más momentos felices que tristes. Siempre he sido una persona con seguridad, he sabido donde pisar y si alguna vez me he equivocado he sabido rectificar, o al menos lo he intentado. Un año enamorada o eso he estado creyendo. He estado acostumbrada durante mucho tiempo a ignorar la soledad amorosa, como yo le digo. Ahora comparto con ella momentos inolvidables, es verdad, que cuando está lejos asusta, pero ella también se cansa, como todas las personas y sólo tiene queda está acompañando a un nuevo amor. Todo es pasajero. ¿El tema del olvido? No creo en eso. Algo que ha sido importante para nosotros nunca se podrá olvidar, no quiere decir que haga daño eternamente, un recuerdo sólo duele si tú quieres que duela. Yo pienso que para eso existimos, si olvidamos, ¿de que serviría vivir? Llegar al final con mil historias es mucho más bonito que un libro vacío. Y da igual si son buenas o malas, no se notará una gota más de rencor. Al fin y al cabo es divertido ver cómo todo pasa rozando. Yo, siempre antes de juzgar a los demás surco mirar mis antecedentes, y después, si es necesario, ya juzgo.

A veces va bien recordar lo que fuistes, para saber quién eres y quién quieres ser.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Consejos de un sabio enamorado

Cuando encuentres a alguien y ese alguien hiciera que tu corazón dejara de funcionar por algunos segundos...
Presta atención...
Puede tratarse de la persona más importante de tu vida.
Si vuestras miradas se cruzan y, en ese momento, existiera el mismo brillo intenso entre ellas, quédate alerta...
Puede ser la persona que has estado esperando desde el minuto que naciste.
Si el toque de los labios fuera intenso, si el beso fuera apasionado, y tus ojos se llenaran de lágrimas en ese momento...
Percibe...
Existe algo mágico entre vosotros.
Si el primer y el último pensamiento de tu día fuera esa persona, si el deseo de estar juntos llegara a apretar tu corazón... Agradece... del cielo te enviaron un regalo divino: el amor
Si un día tuvisteis que pedir perdón uno al otro... Por algún motivo, y en cambio recibes un abrazo, una sonrisa, una caricia en tus cabellos y los gestos valieran más que mil palabras... Entrégate: vosotros fuisteis hechos el uno para el oro.
Si por algún motivo estuvieras triste, si la vida te dio un golpe y la otra persona sufre tu sufrimiento, llora tus lágrimas y las enjuaga con ternura... Que cosa más MARAVILLOSA: puedes contar con ella con cualquier minuto de tu vida.
Si consigues con tu pensamiento sentir por entero a esa persona como si estuviese a tu lado...
Si piensas que esa persona es guapa aún estando con un pijama viejo y su cabello enmarañado...
Si no consigues trabajar bien todo el día, ansiosa por el encuentro que habéis fijado para esa noche...
Si no puedes imaginar, de manera alguna, tu futuro sin esa persona a tu lado...
Si tienes la certeza de que verás a esa persona envejecer a tu lado, y aún así, tienes la convicción que vas a continuar estando loca por él...
Si prefieres cerrar los ojos, antes de ver su partida...
¡Es el amor que llegó a tu vida!
Las personas se enamoran muchas veces en la vida... Pero pocas son las que aman y encuentran el amor verdadero...
A veces la encuentran, pero por no prestar atención a las señales, dejan pasar el amor, sin dejarlo vivir realmente.
No dejes que las locuras de tu día a día te dejen ciego para vivir la mejor cosa de la vida...
El amor.

martes, 13 de diciembre de 2011

La vida nunca será perfecta.

Entra, sal, baila, salta, canta aunque llueva, haz lo que te dé la gana sin importante el qué dirán, porque hagas lo que hagas la gente hablará, sé tu misma y hazlo sin miedo, porque total, esa te odiará solo porque tienes el culo mejor puesto, equivócate, aprende, cáete, levántate y vuélvete a equivocar sin miedo a caerte de nuevo, que te resbale las voces de tu alrededor, que naces y vives sola, que todo es falso y cuanto antes abras los ojos, menos te dolerán los palos que da la vida, nunca cierres la puerta de tu sinceridad, di lo que pienses aunque haga daño, sé clara porque las cosas claras son importantes y más cuando van de cara, mata pero hazlo de frente, no seas como ellos no des por la espalda. Sé  un bicho raro, sé original. Porque la vida es demasiado corta para ser perfecta.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Siempre habrá una persona perfecta, para tí.

Él no es perfecto, pero tú tampoco, nunca seréis perfectos. Pero sí que puede hacerte reír cómo mínimo una vez al día, te hará parar a pensar dos veces, y si admite ser humano y cometer errores, no le dejes ir y dale lo mejor de ti. Él no va a recitarte poesías, no estará pensando en ti las veinticuatro horas del día, pero te dará una parte de él que sabe que podrías romper fácilmente. No le hagas daño, no lo cambies, y no esperes que te de más de lo que puede darte. No analices con la cabeza, sino con el corazón, sonríe cuando te haga feliz, extráñalo cuando no esté... Ámalo, porque no existen las personas perfectas, pero siempre habrá alguna persona perfecta para ti.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Me cansé de pensarte.

Ya me cansé de inventarme sueños, de hacerme ilusiones de que volverás, le he dado muchas vueltas pero sé que no volverás, que no volverán tus besos, tus caricias, tus abrazos, tus te quieroTodo acabó, sé que tú ya lo has asumido, para ti es fácil porque ya ni me hablas, no sé de verdad que pasó entre tú y yo, no sé que pude hacer mal o que hicimos mal, pero ahora sé que no puedo arreglarlo. Yo pensaba que esto sería un sueño, un sueño del que ojalá nunca despertara pero ahora ya me cansé, busqué una solución para todo esto y la encontré, solo olvidar y despertar.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Alguien como tú.

Alguien que con solo mirarme haga que me ponga nerviosa; me suden las manos y me tiemblen las piernas... que haga sentirme insegura hablando incluso de un tema que domino a la perfección…

Alguien que no me compre con regalos; pero que tenga mil detalles de papel

Alguien que me regale noches de locura y pasión y días enteros en los que se sienta feliz solo con tenerme al lado y ver una peli juntos mientras me acaricia el pelo… ó por comer un helado o simplemente por ver un absurdo programa de televisión juntos…
¿qué importa lo que estés haciendo cuando todo lo que te importa lo tienes al lado?

Alguien que no sea capaz de estar junto a mí sin decirme un “me encantas”.

Alguien que me despierte besando cada centímetro de mi piel o simplemente con unos buenos días… pero que acto seguido me abrace y
haga que me olvide del mundo

Alguien que albergue la
magia necesaria para hacer que me estremezca cada vez que se mete en mi cama… y que haga de cada vez… una primera vez nueva porque al fin y al cabo cada día es un día nuevo…

Alguien que
borre de mi diccionario la palabra “fin” y “eternidad”.
Es posible que todo tenga una fecha de caducidad pero también es necesario que cada vez que esta a tu lado te mire y desee que lo que haya entre tú y él no vaya a tener fin… que me enseñe que
lo importante es vivir cada momento como si fuera el último

Alguien que no le guste verme triste y haga cosquillas a mis días malos hasta que me duela la tripa de las carcajadas…

Alguien que no me diga TE QUIERO a cada momento pero que no dejen de gritármelo sus ojos



Alguien que me haga sentir especial y única cada vez que mi piel choca con la suya…

miércoles, 30 de noviembre de 2011

No pido tanto.

Tan solo pido que me dé la mano en público, que me bese delante de sus amigos.
Pido que diga que soy la mejor, que diga que soy perfecta aún sabiendo todos mis defectos.

Pido que me deje su chaqueta cuando vea que tengo frío, que me abrace para que pueda sentir su calor.
Pido que me dé sorpresas y me haga pequeños detalles.

Pido una flor por San Valentín, y un beso por el aniversario.
Pido respeto ante todo, y comprensión.

Pido amor.
Pido que no le dé vergüenza estar conmigo.

Pido que sea amable y cariñoso.
Pido que no se enfade con mis defectos.

Pido una caricia y un beso de vez en cuando.
Pido que me enamore con su personalidad en lugar que con su cuerpo.

Pido que sea una persona interesante con la que se pueda hablar de temas variados.

Pido que siempre tenga algo para contarme.
Pido que sepa escucharme y que me calle con un beso.

Pido que me deje alguna notita de vez en cuando que me haga sonreír.

No creo que sea pedir demasiado, tan solo un chico sencillo, interesante y cariñoso.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Instantes únicos

El instante. Este espacio fugaz que se pierde en el tiempo. Instantes olvidados o desagradables, instantes alegres, eternos, vivos y permanentes. Instantes de verdad, sin trampa ni cartón. Instantes vividos en nuestra memoria, que hablan de nosotros, de nuestro pasado, de nuestras vidas. Algunas personas los pierden, sin remedio, involuntariamente. Un día de verano vivimos instantes con personas que construyeron su vida con recuerdos únicos, y que luchan día a día para caer en el olvido.

Orgullosa de ser cómo soy

Sí, sé que no me gusta mucho salir, y que prefiero pasarme los días de tormenta en mi casa tumbada en el sofá, también reconozco que me da mucha pereza arreglarme para salir, que siempre llevo el mismo peinado.
Sé que soy muy cabezota, y que la simpatía no es mi punto fuerte, sé que no soy cariñosa, y que mis miradas parecen querer matar a la gente, reconozco que lloro por cualquier cosa, y que se me da mejor explicarme por textos que hablando.
Sé que he fallado a las personas que me importan, y le he dado mi cariño a quien no se lo merecía.

También es cierto que me encanta el chocolate, pero soy incapaz de comerme un helado de ese sabor.

Sé que soy muy cursi, y que me apasionan los peluches, que me encantan las pulseras y mejor si son de alguien especial, y que las gafas de sol solo me las pongo para sujetarme el pelo.

La verdad es que me estreso con facilidad, y que suelo chillar, aunque a la hora de leer en público hablo flojito, sé que me gusta llevar escotes, pero odio que me miren.

Que no entiendo las ironías, y que soy algo lentita para pillar las cosas, aunque también es cierto que me toman por tonta, pero que no lo soy, que sé más de lo que la gente se piensa; me cuesta entender las indirectas cuando las pillo, que eso es bastante difícil para mí.

Aunque no soy rencorosa, y perdono con facilidad, pero a mí me cuesta ganarme el perdón de los demás, que prefiero dar a recibir, en todos los aspectos, que hoy por hoy no me importa lo que piensen de mi, y que soy así.
Tal vez no soy perfecta, pero nunca he pretendido serlo.

Sí, puede que no sea la persona más fuerte, ni la más valiente o la más decidida. Puede que me equivoque muchas veces, demasiadas quizás...
Puede que me dé cuenta de lo que quiero cuando ya no lo tengo, que mi lista de caprichos sea larguísima, que mis paranoias aumenten día sí y día también.
Puede que complique lo fácil, que facilite lo difícil, y también puede que tropiece cien mil veces con la misma piedra, pero ten por seguro que siempre me voy a levantar. Siempre.

martes, 22 de noviembre de 2011

Cuando nos volvimos a ver...


Cuando te volví a ver sentí el dolor dentro de mí.

Me acordé del mal que te hice, el dolor que te causé.

No nos hablábamos, me moría de rabia por lo que te hice, tú eres demasiado buena persona para mí. Aquel beso que nos dimos... es posible que para ti no significara nada, pero para mí lo significó todo, sentí que tú eres esa persona que todo el mundo espera y que cuando la encuentras sabes que será para siempre tu persona especial. Que no debes dejar escapar, y yo ya te dejé escapar una vez y no quiero que vuelva pasar. Ahora siento que tú eres esa persona que llevo toda la vida esperando.

Aquel beso, aquellos aplausos, aquellas miradas... lo fueron todo para mí, fue como en una película.

Me di cuenta de que te quiero demasiado, más de lo que pensaba.

Necesito decirselo a alguien y tú eres la persona indicada.

Dicen que nunca es demasiado tarde para volver a empezar, siempre que haya amor, dicen que si hay segundas oportunidades no las debes dejar escapar y yo quiero hacer caso a lo que dicen.

Te necesito a mi lado, necesito esta segunda oportunidad, necesito que me la des, que vuelvas a confiar en mí, que nos lo volvamos a pasar tan bien como antes, que nos podamos mirar a la cara y los ojos, estos ojos tan bonitos que tienes y que me gustan tanto. Te quiero y te necesito a mi lado toda la vida, nunca había sentido esto que siento por ti, por nadie.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Dímelo, pero dímelo de verdad.

Dímelo, dime que me equivoque, que te hice daño, que no me piensas perdonar y que estoy haciendo la tonta, dime esto y te dejaré de una vez por todas. Dime que te he decepcionado, que ya no me quieres, que me has olvidado, que no soy nada para ti, dilo y desapareceré de tu vida. Dime que soy lo peor que te ha pasado, que te doy asco, que quieres que salga de tu vida y que no vuelva a molestarte nunca más. Dilo, di que todo esto es verdad.


Me dijo: que me había equivocado, que le hice daño, que no me pensaba perdonar, que estaba haciendo la tonta y le dejé de una vez por todas. Me dijo que le había decepcionado, que ya no me quería, que me había olvidado, que no era nada para él y desapareciera de su vida. Me dijo que era lo peor que le había pasado, que le daba asco, que quería que saliera de su vida y que no volviera a molestarle nunca más. Me dijo que todo eso era verdad y LE BESÉ. Me dijo que ¿qué hacia? Y le contesté, que todo lo que me dijo era mentira porque bajó los ojos, y me volvió a besar.

Soy así

¿Y qué le voy a hacer? Soy así.
Me gusta ponerme las botas de agua cuando llueve y chapotear en los charcos.

No doy buenos consejos y no sé interpretar los que me dan, me gusta intentar ayudar a los demás con sus problemas aunque no sepa ni qué hacer con los míos.
Prefiero una flor y un beso que una cena en el mejor de los restaurantes, me gusta ir de picnic a la playa y hacer castillos de arena en la orilla del mar.

Prefiero el dibujo de un niño hecho con amor e ilusión al mejor cuadro del pintor más famoso.

Soy así. Me gusta hablar contigo aunque sean chorradas, me gusta quedarme contigo y ver juntos el amanecer.

Soy así. Me gusta ver dibujos animados y jugar a princesas que se casan con su príncipe azul y viven felices y comen perdices.

Prefiero ponerme ropa ancha o un cómodo chándal que ir con una falda corta y estrecha.

Prefiero quedarme en casa con una manta y mirar una peli que ir a la más glamurosa de las discotecas.

Prefiero un zumo de melocotón que un cubata.

Me gusta ser infantil y hacer esas cosas de niñas pequeñas, como jugar a las Barbies o a mamás.

Prefiero las canciones de Disney a las de Pitbull.

Me gusta bailar cuando nadie mira y hacer tonterías delante del espejo.

Me gusta escuchar música lenta y triste cuando estoy deprimida o triste y abrazar a mi peluche cuando tengo miedo.

Me gusta taparme los ojos y hacer como si nada hubiera pasado.

Me gusta ponerme los auriculares y mirar por la ventana del coche cuando llueve y evadirme del mundo.

Me gusta hacer carreras de gotas en la ventana cuando llueve.

Me gustan las matemáticas y las ciencias, me encanta leer e imaginarme la historia en mi cabeza.
Me gusta imaginarme el final de un sueño cuando me he despertado.
Me gusta dibujar corazones, flechitas y dibujitos tontos cuando encuentro un papel y un lápiz.
Me gusta comer pipas, me gustan los dulces y la pizza y me encanta mascar chicle.
Me gusta nadar y ver los peces en el mar.

Me gustan los documentales y saber cómo es el mundo que me rodea.

Me gusta sacarle la lengua y sonreír a quien me guiña un ojo.

Me gusta ponerle motes a la gente.

Me gustan las fotos improvisadas y espontáneas.

Me gustan los tacones para sentirme más alta y más guapa.

Prefiero unos vaqueros y unas deportivas que un vestido y unos zapatos de tacón.

Prefiero pasarme el cepillo un par de veces para desenredar el pelo que maquillarme y hacerme peinados estrafalarios.

Me gusta imaginarme por una pasarela con vestidos largos y preciosos, aunque por nada del mundo me subiría a una.

Me gusta planificar mi boda perfecta aunque no quiero que lo sea, quiero que algo salga mal y que alguien se caiga y tenerlo todo grabado para reírnos luego y pensar ‘No fue perfecta, pero fue la mejor’.

Quiero vivir miles de aventuras para contárselas a mis nietos.

Me gusta escribir y comerme la cabeza por tonterías.

Soy así. Simple. Pero para mí las pequeñas cosas son las que marcan la diferencia.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Echo de menos...

. Echo de menos aquellos días de verano en los que estábamos juntos.
. Echo de menos aquellos mensajes que me mandas.
. Echo de menos aquellas palabras de amor que me decías al oído y yo me ponía roja.
. Echo de menos tu mirada, tu sonrisa, tus labios ...
. Echo de menos aquellas tardes que no quería que acabaran nunca.
. Echo de menos aquellas noches las que las pasábamos charlando.
. Echo de menos aquellas conversaciones absurdas, que acabábamos discutiendo y picante-nos por tonterías.
. Echo de menos a tus amigos.
. Echo de menos todo lo relacionado contigo.
. Echo de menos todo lo que te rodeaba.
. Echo de menosaquellos momentos increíbles que pasamos tan felices el uno con el otro.
Lo echo de menos todo, absolutamet todo de ti.
Pero sobre todo, te echo de menos a ti.

Me enseñaste muchas cosas

Te he de olvidar de alguna manera, pero hay algo que me impide.
Tengo que descubrir qué es para poder combatirlo y olvidarte.
Si no te olvido me acabaré haciendo daño a misma, recordando los mejores momentos que nunca más tendré.Siempre pienso contigo, aunque no lo creas.
Das vueltas alrededor de mi cabeza.
Yo estoy perdida en una isla en medio de un mar de monotonía.
Ahora pienso con muchas cosas que podríamos haber hecho juntos.
Pero sobre todo pienso que: me enseñaste muchas cosas, a amar, a enamorarme, a querer, a pensar siempre en alguien ... y estoy muy agradecida por haberme enseñado todas estas cosas y más.
Me enseñaste esto y mucho más, pero te olvidó enseñarme algo bastante importante, a olvidar, olvidar a la persona con quien más momentos felices has compartido y la has perdido, a olvidar a quien más has querido en la vida .... Y es por eso que no puedo olvidarte ahora que te has ido, no es que quiera hacerlo, pero lo necesito para seguir adelante.

martes, 1 de noviembre de 2011

Intensamente perfecto

Veías el mar en calma, un atardecer perfectamente romántico, colores cálidos en el cielo rosado y anaranjado.
El horizonte bien definido, un barco en el fondo, parado, no se mueve, hasta parece hecho a propósito, todo está perfectamente compuesto para no desperfeccionar el mar, que es como un espejo reflejando el sol y a su vez los colores del cielo, tan bonito, tan perfecto.
No había visto un atardecer como aquel, parecía un sueño: El cielo, El mar, La playa, La brisa cálida, todo perfecto, sobretodo él. Él hacía que ese atardecer fuera aún más especial de lo que era.
Un día perfecto, un atardecer perfecto.
Todo en este día ha sido perfectamente perfecto, me encantaría poder parar el tiempo para siempre en este instante, mirándonos a los ojos. Los suyos son perfectos, redondos, de un intenso marrón muy peculiar y muy interesante; no me cansaría nunca de mirarlos, me perdía en sus ojos, lo que más me gustaba de él eran sus ojos.
Este día ha sido perfecto por el simple hecho de estar con él.

Todo...


Eres todo lo que pensé que nunca serías y nada de lo que pensaba que podría haber sido, pero aún vivos en mi interior, ¿cómo es posible? Tú eres el único al que deseo poder olvidar, el único a quien quiero para no olvidar, y aunque tú me rompiste el corazón, eres el único al que amo. Y aunque hay veces en que te odio porque no puedo borrar las veces que me hiciste mal y pusiste lágrimas en mi cara, e incluso ahora mientras te odio, me duele decir, sé que estaré allí hasta el final del día. No quiero estar sin tu amor, no quiero un corazón roto, no quiero respirar sin ti amor, no quiero jugar esta parte. Sé que te quiero, pero déjame solo decirte que no quiero amarte de ninguna de las maneras posibles, no quiero jugar a la chica del corazón roto. Hay algo que siento que tengo que decirte pero hasta ahora siempre he estado asustada. Tú dices que me tienes el mayor de los respetos pero a veces siento que tú no eres digno para mí y todavía estás en mi corazón, hay veces en que te odio, pero no me lamento porque he estado asustada pensando que podrías irte. Ahora sé que soy feliz al decirte que te quiero, que estaré aquí pase lo que pase. Ahora estoy en un lugar que pensaba que nunca estaría, estoy en un mundo donde todo es sobre ti y de mí, un mundo donde todo es perfecto. No he vuelto a estar asustada, mi corazón roto es libre para extender sus alas y volar lejos, contigo.

Como arena que se escurre entre nuestros dedos

Estuvimos hablando de nuestros sentimientos, sé que queda bastante cursi, pero me quedé muy a gusto al contarle lo que se me había pasado por la cabeza desde aquel beso, todos los sentimientos que había desarrollado hacia él en tan poco tiempo. Me puse muy roja y me daba mucha vergüenza, pero mereció la pena al escuchar lo que me dijo él a cerca de sus sentimientos hacia mí. Me quedé alucinando al oír casi lo mismo que le había dicho yo pero con otras palabras. Yo le gustaba tanto como él me gustaba a mí, estábamos enamorados profundamente el uno del otro. Nos miramos a los ojos, esos ojos en los que me perdía; nos miramos durante un rato bastante largo, aunque se esfumó entre nuestros dedos en unos segundos. Para nosotros habían pasado unos minutitos, pero al mirar el reloj, habían pasado tres cuartos de hora. Entonces, nos volvimos a mirar a los ojos, y acto seguido, nos besamos.

Final de cuento de hadas

Entonces él la besó y fueron felices para siempre. El típico final feliz que toda chica desea para su historia de amor. Un príncipe que la rescata de una bruja malvada y la besa, se casan y viven felices y comen perdices. No, en la vida no hay finales así. Los finales felices no son como crees. Esperas encontrar un héroe que te salve cuando estés en apuros, un príncipe que te bese y te diga que te quiere, un chico que solo tenga ojos para ti, alguien con quien no tengas que fingir y le gustes tal como eres. No lo vas a encontrar.

Esa típica historia

La suya era la típica historia de '' chico conoce a chica ". Lo que no sabían era que no había amor en esta historia. Sí, la verdad es que se querían, pero no estaban enamorados el uno del otro. Muchos sentimientos flotaban en el aire, amistad, ternura, dulzura, melancolía, celos, tristeza, alegría ... Pero faltaba lo más importante, amor.Que dos personas se amen no significa que estén enamoradas. Entonces no estarán toda la vida juntos, no son dos medias naranjas. Llegará un día en el que uno se cansará del otro, en ese instante el otro se hunde, cree que nada será como antes, que ya nadie la amará y que no amará a nadie como esa persona. Pero se equivoca. Un buen día aparece, sin darse cuenta, una persona muy especial en su vida. En este momento no sabe que en realidad es el amor de su vida. Puede ser lo deja pasar, una persona más que conoce, un amigo más, pero no es eso. En este caso pueden pasar dos cosas: la primera es no darse cuenta tiempo y perder al amor de tu vida para siempre y arrepentirte toda tu vida, puede ser encuentres a alguien con quien compartirla, pero no es lo mismo.La segunda, la mejor, es darte cuenta de quién es esa persona, y enamoraros apasionadamente y compartir tu vida junto a él y ser la persona más feliz del mundo. Si te pasa lo segundo, puedes felicitarte porque tienes mucha suerte. La mayoría de personas "eligen" la primera, se cansan o prefieren no buscar y quedarse con alguien que ame y que lo quiera, en lugar de buscar a la persona adecuada. Es triste ver como muchas personas les pasa eso y por eso si tú eres una de esas personas afortunadas que han encontrado al amor de su vida sólo te don un consejo: no lo desaproveches, pasa la mayor parte de tiempo con él, diligencia siempre que la amas y que no lo quieres perder nunca, que te gustaría que eso tan especial que tiene nunca se acabe ... Es verdad, puede ser todo esto suena muy cursi cuando lo dices, pero a todo el mundo le gusta escuchar y sentir que es amado.

Una palabra que describiera lo que deseaba.

Me pidieron que dijera lo que más deseaba tan sólo con una palabra. Se me ocurrieron muchas cosas que deseaba: amor, dinero, famímila, amigos ... Deseaba todo aquello y mucho más. Deseaba tener poder para hacer muchas cosas, fuerza de voluntad para conseguirlo todo. No sabía qué poner. Una palabra, una palabra para decir todo lo que quería.
¿Qué podía poner?
Necesitaba la respuesta para los minutos siguientes.
Me gustaría tener la capacidad de improvisar, saber qué hacer y qué decir en cualquier momento, me gustaría no quedarme en blanco.
¿Como ponía que deseaba muchas cosas, escribiendo tan sólo una palabra?
Era un trabajo demasiado difícil para mí, tan sólo tenía dos minutos para pensar la respuesta.
Quería ser feliz.
-El dinero no te da la felicidad.
-El amor ... te da más tristeza que felicidad.
-La familia siempre la tienes, siempre estarán contigo, es su obligación.
-Los amigos, pensé, que era la mejor opción para mi respuesta.
No, no lo acababa de ver, seguro que muchas personas habrían elegido los amigos, yo no quería ser como los demás. Yo quería ser diferente.
Ya era la hora de entregar la respuesta, ¿que ponía?
Ya está, en ese momento me vino la palabra perfecto. Lo que más deseaba era tener RESPUESTAS.
Me di cuenta de que necesitaba muchas respuestas, mi vida estaba llena de interrogantes.
Siempre que me contaban lo del genio, la típica pregunta de los tres deseos que pedirías a un genio, no sabía nunca que contestar. Quería muchas cosas, pero me di cuenta que lo que más deseaba, lo que más había querido siempre y lo que siempre desearía tener eran RESPUESTAS.

A mi mejor amiga...

¿Mejor amiga? Sí, ¡sí que la tengo! ...
Es la que se transforma en la idiota  más grande del mundo solo por verme feliz.
La que se sabe toda mi vida al revés y al derecho.
La que sabe que estoy mal aunque tenga la más grande de las sonrisas en mi cara.
La que me complementa a pesar de no tener los mismos gustos.
La que aguanta todos mis enfados y mis mañanas malhumoradas.
La que me escucha siempre, aunque le hable de la misma persona todo el tiempo, aunque le repita la misma cosa millones de veces.
La que sabe lo que realmente necesito aunque yo diga que es todo lo contrario.
La que me da los mejores consejos.
La que hace el ridículo conmigo sin importar lo que piensen los demás, solo para que esté contenta y me sienta bien.
Mi mejor amiga no es perfecta, tiene muchos defectos, al igual que todo el mundo; pero tiene algo, algo que me hace feliz, y por eso la quiero tanto.