miércoles, 25 de enero de 2012

Disfruta cuánto puedas

Eres joven, es época de equivocarte una y mil veces. De cometer errores para que después te puedas arrepentir de ellos. Es hora de hacer locuras, de soltarte el pelo y correr por la calle haciendo tonterias. Es hora de hacer lo que te de la gana. Es hora de sufrir por amores pasajeros, de enamorarte locamente y estar triste y angustiada. Es hora de provocar, hora de divertirse, hora de hacer esas ...cosas que querías hacer de pequeña cuando fueras mayor. Es hora de querer ser mayor para según que cosas y pequeña para otras. Es hora de ir de discotecas y desmelenarse. Es hora de bailar como si no amaneciera nunca, de besar apasionadamente. Es hora de divertirse cómo si no hubiera mañana. Es época de caerte, levantarte, caerte de nuevo, pensar que estás en un hoyo sin salida, pero con una escalera oculta llamada amigos. Luego volver a caer. Tener muchos amigos, y también falsos amigos y confiar en todos y que luego la mayoría te defrauden. Es hora de aprender a madurar después de una traición. Es hora de saltar al vacío confiando en que no dolerá la caída. Es hora de gastar, de comprar, de tener cosas, de querer más. Es hora de perder el tiempo con tonterías, de no querer estudiar aunque termminar haciéndolo. Es hora de preferir estar con los amigos antes de que en casa con la familia.
¡Es hora de hacer todo eso y mucho más, así que espabila, levántate de un salto y sal a la calle a pasártelo bien.!



Solamente se es joven una vez, así que disfruta tu juventud al máximo.

martes, 24 de enero de 2012

No entiendo porqué

Aplausos, muchos aplausos para ti. De verdad, aplaudo tu capacidad de olvidar las cosas así como así. Aplaudo la capacidad que tienes de ahora ni siquiera mirarme a la cara, después de todo lo que pasamos… Nunca entendí muy bien que especie de bicho maligno te picó, pero cambiaste, y joder cómo cambiaste… Ya no te reconozco, enserio, no eres el chico del cual yo me enamoré, eres otra persona incorporada en el cuerpo de aquel chico encantador. Pero bueno, ahora puedo decir que simplemente me sorprende tu gran capacidad, pero no me hace ninguna especie de daño. ¿Estás orgulloso de la persona en la que te has convertido? Una persona orgullosa, fría y sin sentimientos. Sé que la gente cambia, pero de ti nunca me lo hubiera esperado, las cosas no son como uno piensa, ¿no? Espero que todo te vaya bien con tu nueva personalidad, o la personalidad que intentas aparentar.

sábado, 14 de enero de 2012

Muere lentamente

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre blanco
y los puntos sobre las “íes” a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en si mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente,
quien pasa los días quejándose de su mala suerte
o de la lluvia incesante.

Muere lentamente,
quien abandona un proyecto antes de iniciarlo,
no preguntando de un asunto que desconoce
o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas,
recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor
que el simple hecho de respirar.
Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos
una espléndida felicidad.

Martha Medeiros

miércoles, 11 de enero de 2012

Un sentimiento desagradable.

No sabes lo que es sentirte mal, ser incomprendida. No gustarte, sentirte inútil, sentir que toda la culpa es tuya, sentir que todo lo malo que ocurre a tu alrededor es consecuencia de tus actos, los cuales no son malintencionados ni mucho menos.

No, no lo sabes. No sabes lo que es que nadie te entienda, ni tú misma. Sentirte sola. Sí, tú debes pensar que no es para tanto, yo antes también lo pensaba, hasta que me he encontrado de lleno en esta situación. Pero cuidado, no te confundas, no es lo mismo estar sola que sentirse sola; ya que tú puedes estar rodeada de gente y aún así sentirte sola. Es de los peores sentimientos que hay. Otro de los cuales, es sentir que no encajas, que no perteneces a ningún sitio. Sentir que todo lo haces mal.

También es horrible cuando te sientes rechazada por todos, en cualquier logar, sobre todo por las personas más cercanas.

Tampoco es nada agradable no sentirse querida, amada, deseada… de cualquier forma. Todos necesitamos sentir amor, pero ¿qué pasa cuando sientes que nadie te quiere? Puede que no sea así, puede que haya mucha gente a tu alrededor que te quiere, pero como he dicho antes, no es lo mismo sentirse querido que serlo realmente.

lunes, 9 de enero de 2012

Dime que me pasa

-Oye, ¿te puedo hacer una pregunta?

+Por supuesto, las que quieras.

-¿Cómo se llama esa enfermedad que hace que siempre tengas una estúpida sonrisa en la cara? ¿Cómo se llama esa enfermedad que hace que no pienses en otra cosa que en él? ¿Cómo se llama esa enfermedad que provoca que siempre tengas ganas de ver a una sola persona, que solo pienses en besarle? ¿Cómo se llama esa enfermedad que hace que solo quieras estar en un lugar en el mundo, dónde sea mientras esté él? ¿Cuál es esa enfermedad que hace que te dé igual todo mientras esté él a tu lado? ¿Cuál es esa enfermedad que hace que sientas pinchazos en la barriga cuando no le ves? ¿Qué es lo que te pasa cuando tienes ganas de llorar por no verle, pero solo de pensar en él te sale otra vez esa tonta sonrisa? Dime, ¿qué  es lo que te pasa cuando haces lo posible para que sea feliz, cuando mueves mar y tierra para estar un minuto con él; cuando no hay un solo día que dejes de pensar en él? ¿Qué te pasa cuando le ves y te da igual enfrentarte al mundo mientras sea con él; cuando no le ves defectos; cuando no ves la realidad tal y como es, sino como la quieres ver? Dime qué me pasa cuando lo único que deseo es a él, tenerle entre mis brazos y que él me abrace y no me suelte nunca. Dime, por favor, cuál es esa enfermedad.

+Esa “enfermedad” se llama amor.

-¡Qué putada! Estoy enamorada.


 

sábado, 31 de diciembre de 2011

A veces pasa que no sabes ni quien eres...

Y es que tienes razón, no sé quién soy, no sé que es de mí, no sé por qué hago lo que hago. No sé porque actúo sin pensar en las consecuencias que traerán consigo mis acciones.

A veces me pregunto porque soy así. No es que no me guste, pero no me entiendo. Cambio de opinión cada dos por tres, me dejo influenciar mucho por la gente, me preocupa demasiado lo que dicen de mí, soy bipolar.

Me gustaría poder cambiar un poco, poder decirle a esa persona que le quiero sin tener miedo a que se ría de mí. Me gustaría saber apreciar lo que tengo antes de perderlo. Me gustaría ser yo misma con todos y no tener que fingir. Me gustaría poder decir las cosas claras sin tener vergüenza. Me gustaría poder hacer lo que quiero sin estar pendiente de los demás. Me gustaría saber en quién puedo confiar. Me gustaría estar a gusto con todos. Me gustaría tener amigos de verdad. Me gustaría no sufrir tanto por cosas que no tienen mucha importancia. Me gustaría saber lo que hago mal para poder remediarlo y hacer lo correcto para todos. Me gustaría no hacer daño a nadie. Me gustaría ser más simpática. Me gustaría saber hacer muchas cosas e impresionar a la gente por como soy y no por lo que parezco o por lo que tengo. Me gustaría que no hubiera prejuicios ni malas intenciones. Me gustaría que la gente no hablara tanto de los demás y se miraran primero a sí mismos antes de juzgar precipitadamente. Me gustaría cumplir lo que digo. Me gustaría aplicarme mis propios cuentos. Me gustaría poder tener a alguien que me ayudara a superar las cosas y que me hiciera la vida más fácil y amena, que me cuidara y que siempre pudiera contar con esa persona, que me obligara a levantarme cuando ya no puedo más, cuando todo es demasiado dura para aguantarlo, que me viniera con una sonrisa y me convenciera de que la vida está para disfrutarla y estuviera a mi lado.



No entiendo lo que hago, soy rara, pero esa es mi personalidad. Tengo que cambiar la manera de ver las cosas, porque es la única manera de poder cambiar. Puede que no a todos les guste cómo soy o como me comporto. Pero habrá alguien que me quiera tal como soy, sin disfraces, y me aprecie y no quiera que cambie. Espero encontrar a ese alguien pronto y descubrirlo y no dejar pasar la oportunidad. Espero no estar ciega y saber qué hacer ante tal descubrimiento, porque es difícil encontrar a una persona que sepa cuáles son tus defectos y aún así te quiera.

sábado, 24 de diciembre de 2011

La navidad

Navidad. Esa época mágica en la cual todo es amor e ilusión. Esa época cuando las calles se llenan de luces de colores, cuando el ambiente huele a chocolate caliente, cuando la gente va con abrigos, bufandas y gorros. Esa época en la que hace mucho frío y la gente se acerca a la hoguera  y pasa el tiempo con la familia, porque al fin y al cabo la navidad es para estar en familia y compartir momentos únicos y mágicos con ellos. Esa época de perdón, la gente se quiere más y no encuentran motivos para enfadarse o seguir enfadados. Los niños están muy ilusionados con los reyes magos y los regalos, y vas a ver las cabalgatas con mucha emoción.  Desean ver que increíbles juguetes les ha traído Papá Noel, si han acertado con lo que habían pedido, y aunque no sea así, aceptan muy bien dichos regalos y los aprovechan al máximo.

La navidad es una época mágica, llena de amor y ternura, se cantan villancicos y se come mazapán y polvorones. Es una época para disfrutar.